La Asociación fue fundada el 24 de enero de 1992, por un grupo de hemofílicos y padres de afectados que trataban de dar una respuesta a las necesidades que tenían en común.

Pero la historia de la Asociación se remonta a unos años antes, ya que previa a la creación de la Asociación, ya existía un grupo de personas del colectivo, que se habían organizado para apoyarse mutuamente, especialmente teniendo en cuenta que se trataba de los años más difíciles que ha vivido la Hemofilia en nuestro país.

El comienzo de nuestra Asociación es como el de muchas otras entidades, que disponen de un número no muy elevado de afectados, ya que la Hemofilia es de las denominadas enfermedades raras, por su baja incidencia en la población.

Debido a las dificultades por la que atravesaba la Hemofilia y el escaso apoyo que desde las instituciones existía hacia un colectivo del que poco se sabía, este grupo de padres y hemofílicos decidieron poner en marcha un proyecto, cuyo objetivo principal era apoyar a todas las familias y tratar, en la medida de las posibilidades, de minimizar las dificultades que padecían los hemofílicos y sus familias.

Poco a poco, la Asociación fue convirtiéndose en una entidad más formal, con su registro como ONG. Inicialmente el esfuerzo realizado por los precursores de la Asociación fue extraordinario, ya que no sólo tenían que atender a su familia, su trabajo y apoyar al resto del colectivo, sino que además debían de cumplir con las exigencias formales que requiere la constitución de una Asociación.

Los primeros años fueron muy duros pero poco a poco consiguieron el apoyo de alguna institución pública que fue decisiva para el mantenimiento de la Asociación. Consiguieron disponer de una Sede Social, inicialmente en régimen de alquiler y posteriormente se trasladaron a un local cedido por el Gobierno de Canarias, donde en los momentos libres se trataba de atender las necesidades de las familias afectadas.

Ya en el año 1996, la Asociación contrata a su primer profesional, para realizar un estudio de las necesidades del colectivo, que sería el inicio de lo que es hoy la Asociación. A partir de las conclusiones obtenidas en el estudio y gracias al esfuerzo realizado muchos años atrás, fue en el año 2002 cuando la Asociación comienza a profesionalizarse.

En un esfuerzo por prestar una atención profesionalizada y personalizada, la Asociación contrata a dos Trabajadoras Sociales, consiguiendo con ello mantener abierta la Asociación en un horario continuado, que permitía el acceso a las familias. Además con ello se fue consiguiendo el apoyo de distintas organizaciones e instituciones a través de diferentes proyectos.

La apuesta por la profesionalidad que realizó la directiva salió como deseaban, logrando tener unas profesionales que sirvieron de referencia para el colectivo, logrando mantener desde 2002 siempre profesionales que pudieran atender a las necesidades del colectivo, así como llevar a cabo diferentes proyectos y actividades.

Durante estos años, el apoyo de profesionales, instituciones públicas, entidades privadas y gente anónima, ha apoyado la labor de AHETE, que desde siempre ha trabajado por llevar a cabo diferentes acciones encaminadas a la mejora de calidad de vida de la familia de Hemofilia.

Gracias al esfuerzo de la Junta Directiva, Trabajadoras, voluntarios, colaboradores y, por supuesto, del colectivo de Hemofilia, se ha conseguido que la Asociación sea un lugar de referencia para el colectivo, que trabaja y lucha cada día por mejorar a situación de cada familia, manteniendo además un plan de trabajo anual que incluye gran número de actividades, talleres, acciones de sensibilización, etc.