Con la Hemofilia,  pueden haber hemorragias en cualquier parte del cuerpo; a veces son visibles y a veces no.

Hemorragia es la pérdida de sangre que puede ser:
Interna, cuando la sangre sale desde los vasos sanguíneos y quedan en el interior del cuerpo.
Externa, por un orificio natural del cuerpo (como la nariz, boca, oídos, etc.) o a través de una herida.

Localizaciones más frecuentes: hemorragias mucosas (nasales, de las encías, etc.) y hemorragias articulares.

PEQUEÑAS HERIDAS ABIERTAS

  • Lavar con agua y jabón.
  • Desinfectar con algún preparado yodado o agua oxigenada y tapar con una tirita o gasa estéril.
  • Puede utilizarse una venda para hacer presión.

Si el sangrado persiste, valorar si hay que administrar medicación.
Si es necesario hacer sutura, administrar medicación y acudir al hospital lo antes posible.

OTRAS PEQUEÑAS HEMORRAGIAS EXTERNAS: BOCA, ENCIAS, NARIZ, ETC.

  • Aplicar una gasa mojada con antifibrinolítico sobre el punto de sangrado.
  • Presionar o taponar.
  • Aplicar agua fria en la boca o hielo en la parte alta de la nariz y en la frente en el caso de sangrado nasal.

Las hemorragias de los órganos del cuello conllevan cierto peligro y debe acudirse al hospital.

HEMATOMAS IMPORTANTES

  • Aplicar hielo.

Si el hematoma aumenta de forma considerable, valorar la administración de medicación. Si el hematoma es en el músculo psoas, en los gemelos, en los biceps o en los antebrazos, debe administrarse dosis de medicamento lo antes posible.

HERMATROSIS O HEMORRAGIA ARTICULAR

  • Poner hielo.
  • Mantener la zona en reposo.
  • Administrar medicación.
  • Acudir al hospital al día siguiente para una valoración adecuada.

Si hay mucho dolor y problemas de movilidad, se puede administrar un analgésico, pero nunca A.A.S. (por ejemplo Aspirina).
Es importante evitar las inmovilizaciones prolongadas sin necesidad.
Si se producen en los dedos de las manos o de los pies, además se debe inmovilizar el dedo sujetándolo con el de la lado sin apretar demasiado el esparadrapo.

HEMATURIA O SANGRE EN ORINA

  • Beber agua o zumos más a menudo de lo habitual para aumentar la eliminación de orina.
  • Acudir al hospital.

Nunca administrar antifibrionolíticos como el Caproamín,el Amchafibrin, etc.

TRAUMATISMO CRANEAL

  • Administrar medicación.
  • Aplicar hielo en la zona del golpe.
  • Acudir rápidamente al hospital.

VÓMITOS CON SANGRE Y RECTORAGIAS

  • Aplicar medicación.
  • Acudir al hospital cuanto antes.

HEMORRAGIAS EN LAS ARTICULACIONES
Cuando se producen hemorragias en las articulaciones la acumulación de sangre pueden dañar el cartílago que recubre las articulaciones provocando dolor e inflamación.
El tratamiento de estas hemorragias articulares debe ser inmediato y habitualmente requieren posterior rehabilitación.
Puede utilizarse analgésicos para paliar el dolor, NUNCA A.A.S (por ejemplo Aspirina), o incluso narcóticos. Los esteroides orales disminuyen la inflamación y resultan útiles.

Si las hemorragias son recurrentes puede llegar a desarrollarse artritis, aunque las hemorragias recurrentes no resultan tan dolorosas, ni limitan la movilidad en principio, deben ser tratadas adecuadamente, ya que el daño a la larga en la articulación puede ser irreparable.

HEMORRAGIA EN LOS MÚSCULOS
La hemorragia en los músculos puede causar hinchazón, dolor y enrojecimiento. La hinchazón por exceso de sangre en estas zonas puede producir un aumento de la presión en los tejidos y nervios de la zona, provocando dolor y, o deformación permanente.